Forbes Ecuador
Rockefeller y Vanderbilt
Millonarios

"La gran cosa", la verdadera clave del éxito de Vanderbilt y Rockefeller

Jesse Lipson

Share

Giraron de diferentes maneras, pero tanto Rockefeller como Vanderbilt parecían impulsados por un principio comercial muy importante para el desarrollo.

04 Agosto de 2022 06.17

Con toda la cobertura de los medios sobre Elon Musk, Mark Zuckerberg y Jeff Bezos, es fácil olvidar que muchos de los movimientos más audaces en la historia de los negocios ocurrieron mucho antes de que Bill Gates fuera un guiño en los ojos de su madre.

Al aprender sobre los magnates que construyeron Estados Unidos, está claro que los que resultaron ser algunos de los movimientos más audaces en la historia de los negocios podrían haber sido fácilmente errores desastrosos.

¿Fueron increíbles golpes de suerte? ¿O evidencia de que algunos de los principios comerciales a los que nos aferramos hoy realmente han superado la prueba del tiempo? De cualquier manera, las lecciones que nos enseñan los primeros capitalistas son sorprendentes, y tan relevantes hoy como lo fueron hace 150 años.

Cornelius Vanderbilt
Cornelius Vanderbilt

Tomemos como ejemplo a Cornelius Vanderbilt. Vanderbilt era un hombre rudimentario y belicoso que comenzó su carrera transportando carga por el puerto de Nueva York. Pidió prestado US$ 100 a sus padres para invertirlos en sus propios botes.

En 1817, a la edad de 23 años, comenzó a trabajar para el capitán de un barco de vapor y aprendió todo lo que pudo sobre la floreciente tecnología de los barcos de vapor. Comenzó a construir barcos para respaldar su propio servicio de ferry comercial. Al cobrar tarifas más bajas (entre otras tácticas, algunos dicen que más despiadadas), eliminó a su competencia y amasó una fortuna.

Y luego, después de vencer a la competencia para abrir la ruta de vapor más rápida de Nueva York a San Francisco durante la fiebre del oro (su línea atravesaba Nicaragua; todos los demás navegaban a través de Panamá), dio un giro.

John Rockefeller
John Rockefeller

Vio que los trenes, no los barcos, eran la próxima gran novedad en el transporte. Entonces, Vanderbilt comenzó a vender su participación en la industria de los barcos de vapor e invirtió en ferrocarriles. Dentro de los cinco años de su cambio al tren, según los informes, ganó US$ 25 millones y finalmente se convirtió en el hombre más rico de Estados Unidos.

¿Cómo pudo Vanderbilt hacer un movimiento tan valiente, abandonar el transporte marítimo y apostar toda su fortuna en los ferrocarriles? Porque nunca se vio a sí mismo en el negocio del transporte marítimo.

Vanderbilt se vio a sí mismo en el negocio del transporte. El envío era simplemente la mejor tecnología disponible en ese momento; cuando surgió algo mejor, estaba listo para adaptarse.

Luego está John Rockefeller, uno de los empresarios más exitosos en la historia de Estados Unidos. Rockefeller hizo su fortuna en el negocio del petróleo, pero no como lo pensamos hoy.

Cuando Rockefeller llegó a la mayoría de edad, la productividad del mundo estaba literalmente restringida por la oscuridad. La iluminación interior asequible era rara, por lo que una vez que se ponía el sol, la gente tenía que irse a dormir.

Extracción de petróleo
 

Rockefeller procesó el petróleo para el queroseno que se usa en las lámparas, lo que ayudó a que la iluminación interior fuera asequible para la familia promedio. Fundó Standard Oil, que rápidamente logró un monopolio en la industria del queroseno. Pero justo cuando su fortuna comenzó a aumentar, una nueva tecnología, la electricidad, comenzó a disminuir la demanda de queroseno.

Basado en la historia de Vanderbilt, uno pensaría que el movimiento lógico hubiera sido que Rockefeller entrara en el negocio de la electricidad, pero eso no fue lo que sucedió.

“La persona que comienza simplemente con la idea de hacerse rico no tendrá éxito”, dijo una vez Rockefeller. “Debes tener una ambición más grande”, detalló.

La ambición de Rockefeller se centró en el aceite, no en la idea de la iluminación interior. En consecuencia, cuando la tecnología cambió, adoptó un tipo diferente de pivote: buscó nuevos mercados para el producto que conocía tan bien.

Estados Unidos
 

Rockefeller apostó por los automóviles y comenzó a refinar el petróleo para obtener gasolina, y la apuesta valió la pena. A pesar de una avalancha de demandas y la eventual división de Standard Oil en docenas de compañías, incluida Exxon, el hombre que nunca pretendió ser rico regaló US$ 550 millones, más dinero que cualquier hombre antes que él haya ganado.

Giraron de diferentes maneras, pero tanto Rockefeller como Vanderbilt parecían impulsados por un principio comercial que nos resulta familiar: ambos sabían cuál era su “gran cosa”.

Para Rockefeller, era el aceite, ya fuera para lámparas o para automóviles. Para Vanderbilt, era el transporte, ya fueran barcos o trenes. Cuando se enfrentaron a las nuevas tecnologías, cada uno se centró en lo que mejor conocía.

Entonces, ¿cuál es tu “gran cosa”? Si no sabés lo que es, tomá una lección de los magnates y descubrilo. Es la mejor brújula que podés tener para navegar por mercados y tecnologías que cambian rápidamente.

 

*Nota publicada en Forbes US

loading next article