Forbes Ecuador
Money

Por qué Washington odia esta nueva clase de criptomonedas

Steve Forbes

Share

03 Septiembre de 2021 14.00

El gobierno de los Estados Unidos está a punto de librar la guerra contra una nueva y floreciente clase de criptomonedas llamadas “stablecoins”. Si bien bitcoin y criptos similares ocupan los titulares, son las stablecoins las que realmente temen los gobiernos y los bancos centrales. Y lucharán ferozmente.

A diferencia de bitcoin y sus compinches, que fluctúan como montañas rusas, las stablecoins están atadas a activos reales, como el dólar o el oro. Esto significa que se pueden utilizar fácilmente para transacciones comerciales diarias, así como para contratos a largo plazo. Nadie en su sano juicio sacaría una hipoteca denominada en bitcoin, donde podrías terminar debiendo diez veces el precio nominal de tu casa.

El valor total de este tipo de criptomonedas pasó de US$ 28.000 millones a principios de año a US$ 110.000 millones en julio. Su uso en transacciones comerciales también se está multiplicando. No es de extrañar: si se hace bien, las stablecoins equivalen al efectivo.

Uno puede ver cómo las stablecoins representarán una amenaza mortal para los sistemas de procesamiento de pagos actuales, que son complejos, engorrosos y costosos. Gracias al blockchain, las stablecoins eliminan a los intermediarios. Por ejemplo, las transacciones con tarjeta de crédito generalmente les cuestan a los comerciantes entre un 2% y un 3%. Con las monedas estables, esas tarifas se irán por la ventana.

Las stablecoins también facilitarán enormemente el comercio entre países y las remesas, al tiempo que eliminan las tarifas habituales. Los ahorros finales para consumidores y empresas podrían ascender literalmente a cientos de miles de millones, si no billones, de dólares al año.

Eso liberaría enormes sumas de capital para financiar nuevos negocios y aumentaría sustancialmente las inversiones que generan productividad en los negocios existentes. Como resultado, el nivel de vida aumentará significativamente.

El propósito aparente de la reunión de julio entre la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, y el grupo de trabajo del Presidente sobre mercados financieros sonaba benigno y apropiado. Para citar a Yellen, “reunir a los reguladores nos permitirá evaluar los beneficios potenciales de las stablecoins mientras mitiga los riesgos que podrían representar para los usuarios, los mercados o el sistema financiero”.

Algunas regulaciones de sentido común están en orden, particularmente para garantizar que un emisor de stablecoins realmente tenga los activos para respaldar sus monedas, al igual que los inversores tienen la seguridad de que un fondo del mercado monetario realmente tiene los activos que dice tener.

Pero no se deje engañar por la verdadera agenda. Los reguladores se están dando cuenta del hecho de que las stablecoins amenazan no solo los sistemas de pago existentes, sino también, y más fundamentalmente, el monopolio que los gobiernos tienen sobre la emisión de moneda. Los gobiernos no quieren desafiar ese monopolio. Los fuegos artificiales recién comienzan.

loading next article