Forbes Ecuador
Ceo Nutri
Negocios
Share

El Gerente de Nutri, Luis David Moncayo, tiene una historia particular. Antes de convertirse en gerente general de Nutri, vivió 20 años en Estados Unidos, donde trabajó como camarero, chofer y recepcionista, hasta que su hermano mayor, Alejandrino, lo invitó a mediados de los noventa a que se integrara a la empresa que se fundó en 1975. Trabajando en el campo y madrugando a ordeñar fue conociendo cómo funciona el sector lácteo, hasta que un día asumió el liderazgo de la empresa, que este año calcula cerrar con ventas superiores a los US$ 100 millones. En una lluviosa tarde de mayo, este empresario habló con Forbes Ecuador sobre el pasado, el presente y el futuro de la firma.

21 Junio de 2024 12.02

Una torre de 35 metros de altura se levanta en el parque industrial de Cuenca. Son algo más de 1.900 metros cuadrados de construcción y se asemeja a una tolva gigante, un embudo de cabeza. Es la nueva inversión de Lácteos San Antonio, más conocida como Nutri, la empresa de lácteos que nació en 1975 con la visión de Alejandrino Moncayo, un hombre de campo y de negocios.

La torre de la que hablamos empezó a construirse en 2022 y las primeras pruebas industriales se cumplirán en septiembre de este año. Cuando esté terminada podrá pulverizar unos 200.000 litros de leche diarios. También permitirá elaborar leche condensada, leche evaporada y manjar de leche. Es la nueva apuesta de esta empresa familiar que nació en la hacienda San Antonio, parroquia Juncal, provincia de Cañar. Luis David Moncayo, gerente general de la empresa y hermano de Alejandrino, observa desde la ventana de su oficina el avance de la obra y recuerda los orígenes de esta firma cuencana, que el año pasado alcanzó ventas cercanas a los US$ 100 millones: “Lácteos San Antonio nació en 1975 con la visión de mi hermano Alejandrino, quien propuso a otros hacendados y productores que le entregaran la leche y así comenzar el primer centro de acopio en Cañar”.

Hoy, a mediados de 2024, Nutri se ha convertido en una empresa que procesa hasta 300.000 litros de leche diarios y que suma 430 colaboradores y alrededor de 15.000 proveedores. Luis David Moncayo ofrece detalles de la relación con su hermano: “Mi hermano tenía un corazón inmenso, cuando vivía en Estados Unidos, país en el que viví durante 20 años, me visitaba con frecuencia, me aconsejaba. Él era mayor a mí 30 años, mi padre se casó dos veces, somos hermanos de padre. Alejandrino era el último hijo del primer matrimonio de mi padre; yo fui el último del segundo matrimonio de nuestro padre. Alejandrino fue como un padre para mí, lo que yo soy le debo a él. Mi hermano me convenció para regresar al Ecuador, me ayudó a relacionarme con el campo y un día preguntó a personas de su confianza si estaban de acuerdo con que yo me hiciera cargo de la empresa”.

La presencia del fundador continúa en las oficinas de la empresa. De hecho, la entrevista que ustedes están por leer a Luis David Moncayo se cumplió en una sala donde resalta un retrato de su hermano mayor.

 

¿Cómo fueron los inicios de lo que hoy es Nutri?

En los inicios se acopiaban 2.000 litros de leche diario y uno de los primeros clientes fue la Municipalidad de Guayaquil. Luego, unos años después, llegamos a 15.000 litros; pero, debido a la vialidad de ese entonces y a la falta de equipos, el producto no llegaba como se deseaba. Entonces mi hermano Alejandrino y sus socios se animaron a comprar una pasteurizadora, que se ve desde la Panamericana cuando uno pasa por Cañar. Allí, en esa planta, se reciben unos 45.000 litros de leche al día y se elaboran queso, yogur, cremas...

¿Cuántos litros procesan hoy?

300.000 litros al día y tenemos capacidad para recibir 600.000. Hemos ido forjando la empresa con el tiempo, empezamos cubriendo Azuay, Cañar, El Oro y Guayas. Así empezaba a expandirse la empresa en los años ochenta. En la crisis bancaria de finales de los noventa seguimos y nos animamos a dejar la funda plástica para dar paso al tetrapak con leche ultrapasteurizada, y así llegamos a todo el país. El año 1999 fue un momento de despegue para Lácteos San Antonio. Ese año salimos al mercado con el nombre Nutri, antes era Nutrileche. También incursionamos en néctar de frutas, avenas, jugos. yogur, fórmula infantil para niños de un año en adelante y próximamente lanzaremos un producto fortificado para los niños que dirigirán la patria en el futuro.

¿Qué estrategias fueron aplicando para alcanzar la presencia que hoy tiene la empresa y sus productos?

Siempre hemos innovado con tecnología de punta. El ejemplo más reciente es la planta nueva que estamos construyendo desde 2022 y que pulverizará unos 200.000 litros diarios. También se hará leche condensada, leche evaporada y manjar de leche. En esta nueva planta se invierten cerca de US$ 20 millones; es una época difícil, pero nada nos ha detenido para seguir creciendo. Cito a mi hermano, quien decía: 'Todos los días vamos sumando, así sea un ladrillo en la pared'.

¿Qué animó a Nutri para esta nueva inversión?

La actual maquinaria procesa 45.000 litros diarios, pero vimos la necesidad de una nueva planta porque en ciertas ocasiones del año, como las vacaciones de la Sierra, hay sobreproducción en la ganadería y a veces nos toca suspender la recepción de leche. Incluso en las noticias a veces se ve el desperdicio de leche y, para aprovechar ese exceso, estamos levantando esta nueva planta, para ayudar al ganadero y mañana ser más eficientes. 

¿Cuáles son las fortalezas de la empresa?

Una es la relación con los proveedores, algunos de ellos ya trabajan con nosotros 47 años, algunos ya no están aquí, pero siguen sus hijos.

Para leer la entrevista completa consigue la nueva edición en:

Supermaxi

Megamaxi

Mr. Books

Libri Mundi

The Owl Books & Gifts

Mi Comisariato

Travel Stores

o dale clic aquí (I)

 

loading next article
10