Forbes Ecuador
Zona portuaria isla Trinitaria Guayaquil
Negocios
Share

El Terminal Portuario de Guayaquil (TPG) tomó medidas para reducir tiempos de espera hasta en tres horas, bajo el monitoreo de Subsecretaría de Puertos. Los retrasos en el ingreso de carga a la zona portuaria de Trinitaria se redujeron, pero aún faltan soluciones integrales, según sector de transporte.

21 Junio de 2024 10.12

La carga de exportación demora menos tiempo en ingresar a las terminales ubicadas en la zona portuaria de la Isla Trinitaria, en el sur de Guayaquil.

El sector exportador calcula que la espera de los vehículos con contenedores fluctúa entre una y dos horas, aproximadamente, a diferencia de los días traumáticos cuando se experimentaron retrasos de hasta 30 horas, según reportó el Clúster de Bananero y Platanero, en una carta dirigida a las autoridades, el 22 de abril de 2024.

De su lado, el Terminal Portuario de Guayaquil (TPG) informó que el tiempo promedio de espera varió de 20 minutos hasta 121 minutos en la semana del 5 al 11 de junio de 2024, dentro del rango de horario de ingreso de carga de exportación, de acuerdo a sus propios registros de medición diaria de llegada de contenedores.

“Los datos demuestran que los tiempos han disminuido considerablemente y que las acciones implementadas ayudaron a mejorar el flujo de vehículos pesados que circulan en las vías de acceso al Terminal Portuario de Guayaquil”, respondió el operador portuario a Forbes Ecuador. También compartió imágenes tomadas con dron de la av. Los Ángeles, en el acceso a esa zona de Trinitaria. Son del 12 de junio a las 14:30 y del 13 de junio a las 11:30, donde se observa la vía totalmente despejada.

A mediados de mayo de 2024, el subsecretario de Puertos, Transporte Marítimo y Fluvial, Bryan Andrade, intervino para encontrar soluciones a la congestión en el movimiento de contenedores hacia las terminales privadas. Sentó a los actores de la cadena logística y de los puertos, tras el colapso que había generado y la molestia de exportadores, transportistas y comunidad. Interminables filas de vehículos pesados con contenedores pasaban horas parqueados, expuestos a la inseguridad y con altos costos por los retrasos. Incluso el sector de la transportación amenazó con suspender el servicio y el sector exportador pidió soluciones urgentes para evitar la afectación al comercio exterior ecuatoriano.

El ministro de Transporte y Obras Públicas, Roberto Luque, calificó como “una verdadera crisis” lo que ocurría en la Trinitaria, aunque “no es una crisis necesariamente portuaria”, sino “una crisis de infraestructura urbana”. La planificación urbana de Guayaquil no se dio de acuerdo al crecimiento portuario en esa zona de la ciudad, por lo tanto, “no existe la infraestructura urbana necesaria para atender esa logística”, dijo en una entrevista con Forbes Ecuador, a finales de mayo.

TPG reconoce que el trabajo conjunto de toda la cadena y actores del comercio exterior “ha servido para mejorar los procesos y organizar de mejor manera el arribo de la carga”. Una de las acciones que se mantiene es el sistema checkpoint, cuyo objetivo es controlar y verificar que los contenedores que ingresen a TPG cumplan con toda la documentación. En este punto de control, que funciona en los días de mayor flujo de carga, participan la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM), Policía Nacional y la Asociación de Terminales Portuarios Privados del Ecuador (Asotep), según TPG.

Richard Salazar, director Ejecutivo de la Asociación de Comercialización y Exportación de Banano (Acorbanec), señaló que el flujo ha evolucionado bastante bien, “ya no hay los trancones”, que existían antes, por lo tanto el checkpoint está dando resultados.

¿Qué cambios puntuales se hicieron para descongestionar la zona portuaria? Se reforzaron los controles que se realiza a la carga que ingresa al terminal y se programó la recepción de los contenedores de exportación. “Algo similar al proceso de citas para las cargas de importación que se desarrolla con éxito desde hace varios años”. También se coordina con los depósitos la recepción de contenedores vacíos.

Según TPG, atienden 9.100 vehículos semanales en promedio, entre operaciones de recepción y despacho de carga. Los jueves y viernes son los días en que se registra el mayor flujo de vehículos, dijo la terminal, por la demanda de exportación de contenedores refrigerados cargados con banano.

Pero de acuerdo a los datos proporcionados por la Autoridad Portuaria de Guayaquil (APG), a través del Ministerio de Transporte y Obras Públicas, en la semana del 26 de mayo al 1 de junio de 2024, el promedio de contenedores movilizados por TPG fue de 1.012 y por Bananapuerto, que también opera en Trinitaria, fue de 725.

Belén Pinza, directora ejecutiva de la Cámara Ecuatoriana de Empresas de Transporte y Carga Logística (CEET), señala que “hay un espejismo”, en relación a “una aparente normalidad” en los flujos de la carga. Dijo que las importaciones han caído a causa de problemas en la cadena de suministros a escala global, como los conflictos en el Mar Rojo, o la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y por ende impacta al movimiento de carga importada, sumado al incremento en el costo del flete naviero.

Entre enero y abril de 2024, se registró una disminución del 7 % de las importaciones, según las estadísticas de la Federación Ecuatoriana de Exportadores (Fedexpor). Principalmente por la caída de las compras de materias primas y combustible, en una magnitud del 10 % y 9 %, respetivamente.

El 17 de junio de 2024, el Subsecretario de Puertos, Transporte Marítimo y Fluvial se reunió con representantes de los gremios de la transportación como parte del seguimiento de los problemas logísticos, tiempos de espera en las terminales y seguridad. En esa cita, los representantes de la transportación pesada plantearon que se estudie la capacidad de los puertos. “No queremos que en agosto se repitan los problemas”, dijo Pinza.

Fausto Moreta, director Comercial del Grupo Torres & Torres, quien estuvo en la reunión, mencionó que uno de los pedidos del sector es que los puertos se preparen para un incremento de movimiento de carga previsto a partir de agosto y por las importaciones en época navideña. “Las mejoras han ayudado, pero no sabemos si es la solución total al problema de congestión, necesitamos que los puertos se preparen y que también se involucre a Aduanas, importadores y exportadores”. (I)

loading next article
10