Forbes Ecuador
lectura
Columnistas
Share

Se debe considerar que la práctica hace al maestro, por tanto, procurar un tiempo de por lo menos 15 minutos diarios a la actividad será beneficioso, además de escoger un sitio sin distracciones y ambiente cálido para fomentar el gusto por la lectura. Permitir a los niños que elija sus libros, leerles, aunque ya sepan leer, crear un rincón de lectura en casa.

29 Julio de 2022 15.16

Los resultados de la primera encuesta nacional enfocada en medir los hábitos lectores, prácticas y consumos culturales en la población ecuatoriana se dieron a conocer el pasado 14 de junio.

El universo de estudio fueron los hogares particulares y las personas que habitan en ellos. El tamaño de la muestra fue 15.492 viviendas, distribuidas de forma proporcional a la dimensión de la población en 23 provincias. Con un nivel de confianza del 95%.

Los principales resultados fueron:

  • El 91.4% de los ecuatorianos mayores de 5 años saben leer y escribir.
  • El 92% lee en diferentes formatos.
  • El 76.7% lee con una frecuencia diaria.
  • El dispositivo o soporte más utilizado para la lectura es el celular con el 56.7%, seguido de material impreso con el 33.9%.
  • El 57.5% lee libros.

En Ecuador se lee en promedio un libro completo y 2 libros incompletos al año (OEI), en comparación con México con 2.9 libros por año, España con 10 y Argentina y Chile con 5.4 según el informe elaborado por el Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) que incluyó a 6 países de Latinoamérica y a España. Ecuador era uno de los pocos países que no contaba con una encuesta para conocer los hábitos, prácticas y consumos culturales de la población, según el informe.

Luego de estos resultados la premisa ahora es tiempo y espacio para la lectura de disfrute y para ello ya se habla de trabajar en coordinación con gobiernos locales, empresa privada y sociedad civil, el objetivo es fomentar hábitos lectores a través, de la promoción de la lectura en espacios públicos, los barrios, casas comunales, transporte público. Otra propuesta es generar clubes de lectura y actividades de programación artística y lúdica para la promoción de hábitos lectores.

Hasta que la propuesta se haga realidad, podemos aportar con nuestro granito de arena desde casa ¿cómo hacerlo? una de las estrategias es generar un espacio diario para la práctica de la lectura compartida, en la que al menos un adulto y un niño deben compartir la lectura de un texto.

La lectura compartida interactiva cosiste en leer con el niño y no para el niño (Milagros Tapia) https://t.co/dfYRT7WcJQ  el rol del adulto es generar preguntas y pedir al niño que de manera activa las responda, además de señalar, nombrar, crear otro final del cuento, inferir y a nivel general interactuar, es decir, que la consigna de que “para leer y contar es necesario callar” aquí no se aplica, porque el niño es un agente activo de la lectura, que mientras más preguntas responda y haga mejor. 

Esta estrategia permite el desarrollo cognitivo, porque pone en marcha la atención, la memoria de trabajo y genera procesos del pensamiento como inferir y comprender propios de la finalidad de la lectura.

También, es una oportunidad de desarrollo del lenguaje y de interés por la lectura y la escritura, además de vincular a los niños con diferentes tipos de texto y formas gramaticales. Finalmente, otro aspecto importante es que fomenta un vínculo emocional entre el adulto y el niño.

Podrían preguntarse si esto lo podemos hacer con un libro digital y la respuesta es sí, pero la evidencia indica que, son pocos los casos en los que el texto digital aventaja al texto de papel. Además, la comprensión al leer textos impresos parece ser mejor que al leer textos electrónicos. Parecería que los niños permanecen más atentos y sentirse mejor en la interacción con un texto en papel (Ripoll) https://clbe.wordpress.com/2017/03/22/acurrucate-conmigo-y-leamos-este-libro-electronico/

Para terminar, se debe considerar que la práctica hace al maestro, por tanto, procurar un tiempo de por lo menos 15 minutos diarios a la actividad será beneficioso, además de escoger un sitio sin distracciones y ambiente cálido para fomentar el gusto por la lectura.  Permitir a los niños que elija sus libros, leerles, aunque ya sepan leer, crear un rincón de lectura en casa y compartir dejando de lado los dispositivos electrónicos, seguro será de gran ayuda. (O)

loading next article