Forbes Ecuador
Maltrato infantil
Columnistas
Share

Recordemos que un golpe, solo reforzará lo que el niño No debe hacer, y lo dañará por dentro. En lugar de tomar los comportamientos negativos de los pequeños de forma personal, podríamos empezar a entender la razón de esos comportamientos. Entenderlos nos guiará a encontrar formas cuidadosas de ayudar (Círculo de Seguridad).

03 Junio de 2022 14.29

La infancia es el jardín en el que jugaremos de mayores 

Con motivo del día del niño que se celebró 1 de junio, vino a mi mente la necesidad de destacar la importancia de promover una crianza, donde se genere un vínculo seguro entre los hijos y sus padres.

Pero ¿qué es el vínculo? dentro de la psicología se podría definir como la relación que el niño establece con los padres y con el mundo que lo rodea. Para un niño sus padres son un importante punto de referencia y guía. Para muchos psicólogos, el vínculo que se genera entre padres e hijos es la clave de la autoestima. Cuando un niño se siente seguro, respetado y querido de manera incondicional, crece sintiéndose una persona valiosa y capaz de enfrentar los desafíos que se le presenten en su vida (Álvaro Bilbao). El apego es parte de cada cultura, que, además, lo encontramos en: todos los humanos, los primates, los mamíferos, muchos pájaros e incluso algunos reptiles (Círculo de Seguridad).

Contrario a lo que sucede actualmente, sobre la posibilidad de conocer más sobre crianza positiva, y un apego seguro, a través de libros, cursos y más estrategias dirigidas a la formación de los padres, antes, la crianza, se guiaba por una corriente en la que lo más importante era fortalecer la personalidad de los hijos a través, de disciplina, mano dura y dosis reducidas de cariño porque se pensaba que así se forjaba el carácter del niño.

Entonces, quienes somos padres actualmente deberíamos sentirnos afortunados porque la información sobre el apego nos permite asegurar una mejor crianza, sin embargo, ¿esto se percibe, se conoce y es real en nuestro entorno? si analizamos unos datos notaremos que no y que, todavía se conservan prácticas que no generan una disciplina positiva y un apego seguro, sino todo lo contrario, que están basadas en la agresión física, verbal y en un trato violento por parte de los padres.

Según datos de la Encueta de la Situación de la Niñez y la Adolescencia, realizada por Unicef en el 2019 cuatro de cada diez niños, niñas y adolescentes sufren de maltrato extremo violento por parte de sus progenitores, este tipo de maltrato incluye: pegarles, encerrarlos, bañarlos en agua fría, insultarlos, burlarse de ellos, sacarlos de casa y dejarlos sin comer.

El castigo físico está presente en las tres regiones naturales del país y la violencia es similar en cada provincia, fluctuando entre el 31% (Costa), el 34% (Amazonía) y el 35% (Sierra). Las diferencias entre el área urbana y rural no son del todo significativas: en ambas áreas niños, niñas y adolescentes reciben golpes cuando cometen alguna falta y sus padres quieren corregir su comportamiento (Unicef, 2019).

Estos actos además de generar daño en los niños, niñas y adolescentes a nivel psicológico y afectar su autoestima, tiene consecuencias en la sociedad, ya lo señalaba Albert Bandura, psicólogo reconocido por su trabajo sobre la teoría social del aprendizaje: “El aprendizaje es bidireccional: nosotros aprendemos del entorno y el entorno aprende y se modifica gracias a nuestras acciones” por tanto si queremos sociedades libres de violencia, garanticemos una crianza segura para cada niño.

Hay que reconocer que los padres necesitamos apoyo y formación constante, que la violencia no se justifica por ningún motivo y que cuanto más seguros se siente los niños, más capaces son de:

Ser más felices junto a sus padres

Encontrar soluciones apropiadas a sus problemas

Tener una mayor autoestima

Saber cómo ser amables con las personas que están a su alrededor

El cambio lo hacemos, generando espacios seguros, con límites y respeto.

Recordemos que un golpe, solo reforzará lo que el niño No debe hacer, y lo dañará por dentro. En lugar de tomar los comportamientos negativos de los pequeños de forma personal, podríamos empezar a entender la razón de esos comportamientos. Entenderlos nos guiará a encontrar formas cuidadosas de ayudar (Círculo de Seguridad). (O)

loading next article