Forbes Ecuador
ken honda
Money
Share

La clave se encuentra en definir la “personalidad financiera” de cada uno para poder determinar cómo actuar.

01 Diciembre de 2021 15.59

Ken Honda, conocido como el “millonario zen”, es un experto en finanzas personales especializado en el vínculo que existe entre el dinero y la felicidad. A lo largo de su vida, escribió más de cincuenta libros, y en la mayoría detalla que existen diversos tipos de “personalidades financieras” que hay que aprender a reconocer para poder “amigarse” con el dinero.

Ahorrador

Como lo indica su nombre, el ahorrador es aquel individuo que ama ahorrar. Por más que tenga dinero y una posición económica consolidada, esta personalidad financiera es feliz guardando y acumulando dinero.

Un claro ejemplo de este tipo de persona es Warren Buffett. Aunque tiene más de USD 101.000 millones de patrimonio neto, lleva un estilo de vida sumamente austero y prácticamente no gasta dinero en nada que no sea indispensable o casi indispensable.

 Warren Buffet

Comprador

En contraposición al ahorrador se encuentra el comprador. Estos sujetos no pueden dejar de consumir bienes y servicios, los cuales, en muchos casos, son considerados por la población general como “compras inútiles”.

Apenas obtienen un ingreso, salen disparados a comprar figuras de colección, ropa de marca, artículos de decoración, alimentos premium y cualquier otra clase de producto que, en líneas generales, no sea necesario.

Creador

Por otra parte, Ken Honda establece que existe una tercera personalidad, la cual mezcla un poco de las dos anteriores. Estamos hablando del creador de dinero, un individuo que es feliz haciendo crecer el capital, ya sea a través de negocios convencionales o mediante inversiones bursátiles.

Se dice que es una mezcla del ahorrador y del comprador debido a que guarda dinero constantemente, pero lo hace para colocarlo en otros bienes. En este caso, bienes que se revalorizan o reparten una renta para obtener aún más dinero.

Dinero

Cómo “amigarse” con el dinero

Conociendo las diferentes “personalidades financieras” que existen de acuerdo al multimillonario japonés Ken Honda, llega el momento de aprender a amigarnos con el dinero. Básicamente, lo único que hay que hacer es analizarnos para determinar cómo somos felices.

Una vez que nos clasifiquemos, solo tendremos que seguir los instintos: si somos ahorradores, debemos ahorrar; si somos compradores, consumir; si somos creadores de dinero, invertir.

Lo importante es priorizar los objetivos de acuerdo a la felicidad que nos generan. No se puede pretender querer gastar y luego sufrir por no tener dinero o querer ahorrar mucho y posteriormente no gozar de un buen estilo de vida, por ejemplo.

loading next article