Forbes Ecuador
Guillermo Lasso durante su posesión presidencial
Money

La llegada de Guillermo Lasso al poder generó una gran confianza entre los organismos multilaterales

Forbes Digital

Share

Las acciones ejecutadas por el Gobierno en temas de finanzas y vacunación, ha recibido el apoyo de los organismos internacionales y los tenedores de bonos, favoreciendo aún más el panorama de recuperación y crecimiento económico del Ecuador.

02 Agosto de 2021 09.42

En todo el mundo, los tenedores de bonos del gobierno han sido testigo de la acumulación de pérdidas este año debido a que un repunte de la inflación y el crecimiento económico ejercen presión sobre los bancos centrales para que aumenten las tasas de interés. Eso hace aún más notables las ganancias inesperadas observadas en Ecuador, una nación sudamericana calificada como basura que estaba sumida en la recesión incluso antes de la pandemia y se vio obligada a reestructurar $ 17.400 millones de deuda el año pasado, un paso que las empresas de calificación consideran un incumplimiento. 

Los rendimientos de los bonos de la nación han superado el 28% este año, más que cualquier otro país, según un índice recogido por la agencia de noticias Bloomberg. Esto el resultado de una confluencia de factores: una campaña de vacunación constante, el aumento de los precios del petróleo y el optimismo de que la victoria electoral de abril del presidente Guillermo Lasso, marcará el comienzo de una ola de reformas favorables al mercado. 

Las ganancias contrastan con la experiencia de los inversionistas en otros países importantes de América Latina que han visto disturbios políticos o el surgimiento de partidos de izquierda, en medio del costo económico de la pandemia. La vecina Colombia este año se vio sacudida por sangrientas protestas por los desafortunados planes de aumento de impuestos del presidente. 

En Chile, un exlíder de protesta estudiantil de la extrema izquierda del espectro político de la nación está por delante en la carrera presidencial. Mientras que los bonos y la moneda de Perú se han deslizado cuando el presidente Pedro Castillo, un ex maestro de escuela rural de un partido marxista, pide una nueva Constitución y una ofensiva contra los monopolios en las industrias de servicios públicos y financieras. 

“Ecuador se está convirtiendo en una especie de isla en la región”, dijo Gorky Urquieta, administrador de fondos de Neuberger Berman, cuya firma tiene alrededor de $ 30 mil millones en deuda de mercados emergentes. Lasso derrotó al protegido de izquierda del expresidente Rafael Correa, un socialista autoproclamado y aliado de Venezuela que no cumplió con $ 3.2 mil millones de deuda en 2008. 

La victoria de Lasso desencadenó un repunte que hizo que los bonos de Ecuador con vencimiento en 2030 subieran 35 centavos sobre el dólar a 87 centavos. Es posible que ganen más después de que la tasa de interés se restablezca al 5% desde el 0,5% a fines de julio. 

En la cima del mundo 

Durante la segunda vuelta, Lasso de 65 años abandonó su imagen aburrida, lo que provocó una locura por las zapatillas rojas mientras se conectaba con los votantes jóvenes. Se comprometió a vacunar a 9 millones de personas en sus primeros 100 días. El lanzamiento ha sido efectivo, con el país a unas ocho semanas de inocular a las tres cuartas partes de su población, lo que refleja el camino de la Unión Europea, según el rastreador de vacunas de Bloomberg. 

Lasso ha comenzado a iniciar reformas económicas, recortando los aranceles aduaneros y las restricciones a la importación y ordenando cambios en la industria petrolera en un intento por atraer más inversión privada. “Ecuador ha tenido su parte de inestabilidad económica a lo largo de los años”, dijo Dan Shaykevich, codirector de bonos soberanos y de mercados emergentes de Vanguard Group Inc. “Pero este también es un país donde hay una democracia sólida y un cambio de liderazgo que está tratando de llevar a cabo políticas que sean sostenibles a largo plazo". 

Pero Lasso todavía se enfrenta a desafíos considerables. La economía se contrajo casi un 8% el año pasado, un récord, y el Fondo Monetario Internacional proyecta que solo crecerá un 2,5% en 2021, menos de la mitad del ritmo esperado para la región. El poder de Lasso para estimular la economía también es limitado porque Ecuador usa el dólar estadounidense como moneda, por lo que no puede depender de la política monetaria para contrarrestar las recesiones. 

Las reformas tributarias y laborales que Lasso prometió durante la campaña probablemente enfrentarán obstáculos en la Asamblea Nacional, donde dos tercios de los legisladores están afiliados a partidos de centro izquierda escépticos de los cambios favorables al mercado. Lasso también depende de los prestamistas multilaterales, liderados por el FMI, para seguir proporcionando financiación externa mientras trabaja para impulsar la inversión privada. 

El FMI otorgó $ 4 mil millones de fondos de emergencia el año pasado y el ministro de Finanzas, Simon Cueva, está tratando de lograr un acuerdo revisado con el fondo para agosto. Cueva, exrepresentante del FMI en Bolivia, quiere suavizar algunos de los términos impuestos por el prestamista para evitar que se repitan las protestas de austeridad que sacudieron a Ecuador a fines de 2019 y a Colombia este año. 

Bonos ecuatorianos amplían ganancias tras la victoria de Lasso 

Fitch Ratings y S&P Global Ratings consideran que la nación se encuentra seis niveles por debajo del grado de inversión, mientras que Moody's Investors Service tiene una calificación de Caa3 en Ecuador, nueve niveles en basura. Cueva quiere crear los fundamentos para que la nación eventualmente obtenga el estatus de grado de inversión. 

Ashmore Group, uno de los mayores propietarios de la deuda de Ecuador, se aferra a sus bonos, alentado por las promesas de Lasso de apuntalar la economía.“Aún lo encontramos atractivo, pero ya no es barato”, dijo Gustavo Medeiros, subdirector de investigación de Ashmore. "Es difícil estar corto o infraponderado en un bono con rendimientos tan altos en un país que está haciendo lo correcto". (I)

Con información de Bloomberg

loading next article