Forbes Ecuador
Startup
Negocios
Share

Generar una relación de confianza con el o los inversionistas, o no acudir en busca de financiamiento cuando la start up está en problemas de liquidez, son los consejos que algunos CEO brindan a quienes buscan acceder a este tipo de encuentros que pueden ayudar al crecimiento de sus negocios.

16 Septiembre de 2021 13.42

Era inicios de 2018 cuando Kryptos salió a la luz. Esta start up enfocada en cibersegridad daba sus primeros pasos y hoy en día su trabajo es clasificar información confidencial de empresas, utilizando inteligencia artificial.

Sus fundadores, Christian Torres y Alfonso Villalba, conocen bien la importancia de participar en rondas de financiamiento, en las que fondos de inversión y empresarios 'colocan' miles de millones de dólares para consolidar el trabajo de start ups con potencial.

Un ejemplo estos fondos de inversión es SoftBank Group Corp, con sede en Japón. La firma acaba de sumar USD 3.000 millones para inversiones en América Latina, una región muy bien vista por capitalistas de riesgo extranjeros.

SoftBank Group tiene destinado a la región un total de USD 8 000 millones, según un comunicado de la compañía. El fondo tiene previsto invertir en empresas relacionadas con la tecnología, desde las que están en fase inicial hasta las que ya han salido a bolsa.

Para Christian Torres, cofundador y CEO de Kryptos, estas rondas de financiamiento son fundamentales en el crecimiento de toda start up. “Nosotros levantamos USD 1,8 millones en dos rondas. La primera fue en 2018 y la segunda a finales de 2020, en plena pandemia”. 

Esos recursos han permitido consolidar a Kryptos, que hoy en día tiene clientes en siete países: EE.UU., México, Ecuador, Perú, Chile, Argentina y Costa Rica.

¿Qué tan complicado es acceder a recursos en las rondas de financiamiento? Torres cuenta que levantar capital es una tarea a la que hay que dedicarle el 100% del tiempo como CEO. “En el principio pensamos que podíamos combinar el tiempo entre la operación y el levantamiento de fondos, pero vimos que era imposible. Fue necesario dedicarse por completo a la búsqueda de recursos”.

Torres aconseja generar una relación de confianza con el o los inversionistas. “No se trata solo de dinero, sino de generar una sociedad que beneficie a la start up y al inversionista. Para esto es vital que el equipo de la start up cause una buena impresión y se gane la confianza del fondo de inversión, pensando en el largo plazo”.

Buen Trip Ventures es un fondo de inversión con sede en Ecuador. Carmen de la Cerda, partner de esta firma, explica que los inversionistas se fijan en cuatro aristas: la oportunidad, el equipo de la start up, el producto y las finanzas.

“En la oportunidad analizan qué tan grande es el problema que quiere resolver la start up, así como el tamaño del mercado. Esto permite determinar un crecimiento escalable. En cuanto al equipo, es importante que sea multidisciplinario con expertos en negocios, así como en tecnología y con la mayor cantidad de habilidades”, dice De la Cerda.

Respecto al producto, la vocera de Buen Trip Ventures, indica que tiene que ser funcional, con tecnología robusta y que solucione un gran problema “¿El producto es solo una vitamina o es un remedio?”. Y en la arista de las finanzas el inversionista se centra en cómo se mitigará el riesgo, que las proyecciones “pinten bien” y que el capital tenga  retorno. Con esas condiciones  hay mayores posibilidades de levantar recursos en rondas de financiamiento.

Esta experta tiene otros consejos: El CEO es el encargado de levantar capital y siempre debe estar pensando en eso. Se requiere un trabajo sistemático, así como mantener una permanente comunicación con los inversionistas. Además es fundamental tener la información de la start up lista para presentarla a un inversionista.

Según Carmen De la Cerda, también es importante investigar los fondos y las industrias en las que se enfocan. “Existen recursos que se destinan solo a fintechs lideradas por mujeres, por ejemplo”.

Estar dispuesto a decir que no. Ese es uno de los consejos de Alejandro Freund, emprendedor y Country Manager de Rappi en Ecuador. Él fundó años atrás la plataforma Yaestá.com con Martín Jara y la vendieron a un grupo empresarial ecuatoriano, por lo que conoce de cerca lo que son las rondas de financiamiento. 

“Por más que cueste y genere remordimientos, en ocasiones hay que decir que no a un inversionista o un fondo porque no siempre hay ese 'match'”, indica Freund. También recomienda tener una propuesta de valor robusta y superior a la de los competidores. Allí entran en juego factores como el precio, el propósito y la parte operativa.

Igual de importante es pensar desde el principio en la internacionalización, con énfasis en especial en dos mercados: Brasil y México. Otro punto clave, según Freund, es participar en programas de aceleramiento de start ups “porque allí desafían y robustecen la propuesta de valor”.

Finalmente aconseja que durante un 'pitch' o presentación es vital potenciar los puntos positivos de la start up, sin importar cuántos puntos negativos se mencionen. “La gente levanta plata enfocándose en lo positivo de su start up”.

Lo que no hay que hacer

“El mejor momento para levantar fondos es cuando no se necesita capital”. La frase la repiten por igual Christian Torres, CEO de Kryptos y Santiago Ribadeneira, CEO y cofundador de FastFarma, una start up del sector farmacéutico.

Estos emprendedores señalan que no es recomendable acudir en busca de financiamiento cuando la start up está en problemas de liquidez porque los inversionistas van a notar “desesperación y falta de planificación”.

Ribadeneira añade otros errores que se deben evitar. Por ejemplo, no tener un acuerdo claro entre los accionistas del emprendimiento o no tener un plan detallado para buscar capital.

Otra recomendación de Ribadeneira tiene que ver con el domicilio legal de la start up. “Existe la opción de constituirla en otro país, en donde  existan mayores posibilidades de levantar capital, en especial el que viene de EE.UU.”. (I)

loading next article